La devolución de la fianza de un alquiler es una de las cuestiones que mayor conflicto generan. Para poder evitar cualquier problema con el arrendador es importante dejar todo muy bien especificado en el contrato. De forma que las dos partes puedan demostrar sus argumentos con pruebas. A continuación se explica cuándo se recupera la fianza de alquiler, y los motivos por los que no se podría llegar a devolver.

¿Cuándo se recupera la fianza de un alquiler?

Al igual que el inquilino tiene que pagar mes a mes la renta de la vivienda, el arrendador está obligado a devolver la fianza al finalizar el contrato de alquiler. En el caso de durante el alquiler no hay habido ningún problema y se haya cumplido con los términos del contrato, el inquilino tiene el derecho de recuperar la fianza íntegramente.

No existe una previsión exacta sobre cuándo se debe devolver la fianza, por eso se suele aconsejar especificar en los contratos el plazo que tendrá el arrendador. En la mayoría de los casos se da un mes desde la entrega de las llaves.

Motivos por los que no se devuelve

Estas son algunas de las situaciones en las que el arrendador puede quedarse con la fianza:

  • El inquilino es culpable directo de un daño en el inmueble:  En este caso el inquilino será responsable de pagar los daños en el inmueble, por lo que el arrendador podrá quedarse con toda la fianza o parte de ella para reparar el daño.
  • Cuando los daños en el inmueble excedan el normal deterioro que corresponde a su uso: El arrendador podrá hacer uso de la fianza parcial o total para solucionarlo.
  • Cuando el inquilino no ha pagado gastos corrientes de la vivienda, siempre y cuando no vayan incluidos en la mensualidad.
  • Cuando la vivienda no se entregue en buenas condiciones de limpieza. En este caso, el dinero de la fianza se empleará a este fin, pero se tendrá que devolver la cantidad que sobre.

En el caso de que exista algún desacuerdo entre las parte sobre la existencia de daños y a quién corresponde la reparación, y el arrendador no restituye la fianza, el inquilino puede solicitar a través de un comunicado, de forma que quede constancia de ello, una reclamación extraprocesal. En el caso de que el arrendador siga con la misma idea y no cambie de opinión, el inquilino puede reclamar llevando el caso a los tribunales.

Artículos relacionados

Fianza de alquiler ¿Qué es?

¿Dónde hay que depositar una fianza de alquiler?