Alquilar un local en propiedad tiene muchas obligaciones, y el importante cumplir con ellas para no tener ningún problema con Hacienda.

En el caso de que se quiere arrendar un local de negocio a una empresa o a un autónomo para que ejerza su actividad económica se debe dar de alta en Hacienda. Se presentará el modelo 037 para dar darse de alta en el Censo de Empresarios y Profesionales de Hacienda como arrendador de locales de negocio. El epígrafe que corresponde es 861.2 de “Alquiler de locales industriales y otros alquileres n.c.o.p.”

Al alquilar un local se debe facturar el IVA y presentar declaraciones trimestrales por este impuesto. Se debe repercutir IVA al 21% sobre el importe total del arrendamiento. Renta del alquiler, comunidad de propietarios y cualquier otro concepto que esté incluido en el contrato. Si se repercuten al inquilino gastos que están al nombre del propietario estos formarán parte de la base imponible del IVA.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Como arrendador de un inmueble sin ejercer una actividad económica, debes declarar estos ingresos como rendimientos de capital inmobiliario. Se considerán todos los ingresos obtenidos en el año y los gastos ocasionados para hacer frente a este alquiler: IBI, tasa de basuras, gastos de comunidad, intereses y gastos de financiación, amortización…

Al no tratarse de un arrendamiento de vivienda, el rendimiento neto positivo obtenido por el alquiler de locales de negocio no puede acogerse a la reducción del 60% que establece la ley del IRPF.

El artículo 25 de la Ley del IRPF señala que se entenderá que el arrendamiento de inmuebles se realiza como actividad económica únicamente cuando para la ordenación de esta se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

La ley obliga a retener un porcentaje sobre la cantidad que se te paga y a ingresarlo trimestralmente en hacienda a cuenta de tu IRPF. En el último año sigue siendo 19% aunque no existe obligación de que lo pongas en la factura, es frecuente que se haga.

La retención debe practicarse sobre todos aquellos gastos que se repercutan al arrendatario en virtud del contrato de arrendamiento como son la comunidad, los suministros, el IBI o la tasa de basuras. Así lo reconoce el artículo 100 del Reglamento del IRPF y la consulta vinculante V-1866-08 de la Dirección General de Tributos.

Artículos relacionados

Nueva ley de alquiler.

Qué obligaciones tengo frente a Hacienda por alquilar un inmueble.

Qué pasa si decido no declarar el alquiler.

Cómo declarar los ingresos por alquiler en la renta.

Cómo saber si un contrato de alquiler es legal.

¿Se puede alquilar una vivienda de protección oficial?