España posee una gran economía sumergida ha causa del incumplimiento de la declaración de los pisos de alquiler. Un 28% de los arrendamientos en España no se declaran en Hacienda. La Agencia Tributaria ha intensificado las inspecciones para detectar alquileres que no estén dentro del marco legal. El año pasado realizó más de 5.000 actuaciones presenciales de verificación formal destinadas a detectar alquileres en negro. Los rendimientos obtenidos del alquiler de vivienda son importantes, y uno de los que más beneficios generan, por lo que no declarar conlleva una pérdida importante de beneficios fiscales, pagos de sanciones e intereses que no compensan.

Consecuencias y sanciones

Aquellos propietarios que esquiven sus obligaciones fiscales, no obtendrán las reducciones, además de tener que pagar una sanción de entre un 50 y 150%. No declarar conlleva perder la reducción del 60 y hasta 100%.

El tribunal Económico-Administrativo Central ha unificado el criterio de la administración en un sentido perjudicial para los propietarios. Hacienda ha indicado una comprobación las consecuencias serán inmediatas. A su vez, el artículo 23.2 de la Ley del IRPF regula la reducción del 60% aplicable sobre los rendimientos obtenidos por el alquiler de inmuebles destinados a vivienda del inquilino.

El TEAC ha unificado criterios que perjudican al propietario contribuyente. Hoy en día este marco es aplicable a todas las administraciones. Sin embargo hay un modo de aplicar la reducción, y es presentar una complementaria antes de que la notificación del inicio de una comprobación.

La última consecuencia de no declarar el alquiler es que el propietario no puede hacer reclamaciones en caso de impago de la renta o desperfectos ocasionados por el inquilino. Al no existir un contrato y sin declaración de ingreso por alquiler no existe ninguna prueba documental, siendo mucho más complicado probar la relación contractual.

Hay muchas formas para que Hacienda sepa que estamos alquilando un inmueble de muchas formas más comunes ocurre cuando el inquilino rompe el contrato de alquiler. Lo que ocurre en un 80% de los casos. Este mismo inquilino encuentra muchas ventajas fiscales declarando el importe del alquiler, por lo que declara ante la Agencia tributaria, quedando el propietario en manos del fisco. Las posibles deducciones que se puede aplicar el inquilino siempre puede recurrir a la vía judicial y hacer una petición formal al propietario de la documentación para poder hacer la declaración o solicitar una inspección tributaria.

Artículos relacionados

Nueva ley de alquiler.

Qué obligaciones tengo frente a Hacienda por alquilar un inmueble.

¿Qué impuestos pagas por alquilar un local en propiedad?

¿Se puede alquilar una vivienda de protección oficial?

Cómo declarar los ingresos por alquiler en la renta.

Cómo saber si un contrato de alquiler es legal.