Son muchos los pisos de alquiler que podemos encontrar en nuestra zona. No obstante no conocemos los riesgos que puedo conllevar, puede ser que nuestro inquilino deje de pagar las mensualidades del mismo. Para tratar de evitar estos riesgos, existen el seguro de protección de alquiler, que se ha convertido en una herramienta para lograr alquileres seguros.

Estos seguros ofrecen la garantía de que, en el caso de que haya un impago en el alquiler el propietario siga recibiendo por parte de la compañía aseguradora el importe de las rentas impagadas, así como una compensación económica por los daños que haya podido ocasionar el inquilino.

En ningún sitio se especifica claramente quién debe pagar la contratación del seguro. La LAU por su parte dice que lo deben acordar entre ambas partes, lo pueden contratar y pagar uno u otro pero el beneficiario es siempre el propietario de la vivienda. Es conveniente que sea el propietario de la propiedad quien se haga cargo tanto de la contratación como del pago del seguro.

A continuación se muestra más detalles sobre el seguro de impago de vivienda.

¿Qué cuesta?

En función de la mensualidad acordada con los inquilinos y el número de mensualidades que se quieran cubrir con el seguro de impago de alquiler, se calculará el precio final del seguro. Su conste suele oscilar mas o menos entre el tres y el 5 por ciento del importe de la renta anual.

Coberturas

Estas son las coberturas que suele ofrecer los seguros de alquiler:

  • Protección de impago: Esta cobertura prevé una indemnización en caso de que el inquilino no pague las mensualidades, generalmente las últimas 12.
  • Daños causados en la vivienda: Brinda protección frente a actos vandálicos de los propios inquilinos, como puede ser el deterioro del mobiliario o el robo de elementos de continente. Generalmente se aplica una cuantía máxima y la indemnización se calcula cuando se desaloja al inquilino.
  • Pérdida de alquiler: En caso de que la vivienda sufra algún daño y no la puedas alquilar durante tiempo, esta cobertura prevé una indemnización para cubrir esas pérdidas económicas.
  • Defensa jurídica: Esta garantía cubre la defensa jurídica del propietario, de manera que podrás recibir asistencia jurídica y reclamar los daños que cause el inquilino o el impago de alquiler. No obstante, se debe tener en cuenta que esta garantía no se aplica a los casos de desahucio.

Artículos relacionados

¿Puedo conocer la solvencia de mi inquilino?

¿Qué puedo hacer si mi inquilino me impaga el alquiler?

¿Puedo desahuciar a mi inquilino por impago?